En las sociedades occidentales, la lucha contra el envejecimiento se ha convertido en una prioridad y en una obsesión, por ello cada día se le da más importancia a comer bien con la intención de envejecer mejor. Cada vez más, los consumidores demandan todo tipo de productos y servicios destinados a combatir el envejecimiento: cremas, sueros, lociones, cirugías, medicamentos, implantes dentales e implantes capilares están en auge, en un intento de retrasar o disimular los inevitables signos de envejecimiento. La verdad es que todos estos productos enmascaran los estragos que provoca el envejecimiento, pero ninguno de ellos lo retrasa.

Sin embargo, la mayoría de consumidores de este tipo de productos y servicios, no utilizan el único sistema que realmente ralentiza el envejecimiento y sus consecuencias, y que no es otro que observar unos hábitos de alimentación adecuados para tal fin. Se trata, sencillamente, de comer bien para envejecer mejor  o envejecer más despacio.

Estrés oxidativo y envejecimiento

Pero para comprender cómo la alimentación puede ayudarte a retrasar el envejecimiento, primero tienes que saber qué es el estrés oxidativo:

El estrés oxidativo es un proceso que ocurre porque nuestro organismo no puede destruir todos los oxidantes (radicales libres) producidos durante los procesos bioquímicos vitales. Las células del organismo sufren un proceso de oxidación durante cualquier función vital, como puedan ser la digestión, la respiración o la sudoración. Este proceso de oxidación continuado se denomina estrés oxidativo, y conlleva un deterioro celular progresivo, cuyas consecuencias son el envejecimiento e incluso la aparición de ciertas enfermedades. Por tanto, si aportamos al organismo sustancias antioxidantes, reduciremos la cantidad de oxidantes (radicales libres),disminuyendo el estrés oxidativo y retrasando el deterioro celular, causante del envejecimiento y de algunas enfermedades asociadas a éste.

¿Y cómo podemos aportar antioxidantes al organismo? Muy sencillo, mediante una alimentación adecuada para ese propósito. O lo que es lo mismo, comiendo bien para envejecer mejor.

Envejece mejor cuidando tu alimentación

Puedes disminuir el estrés oxidativo (y por tanto, los efectos del envejecimiento) sin realizar grandes sacrificios dietéticos. Tendrás que incorporar a tu dieta habitual algunos alimentos que poseen propiedades antioxidantes, y disminuir el consumo de alimentos con propiedades altamente oxidantes. Comer bien para envejecer mejor no consiste en que dejes de ingerir radicalmente cualquier producto catalogado como oxidante, ni en que te atiborres de alimentos antioxidantes. Se trata de que abandones el consumo excesivo de oxidantes tan  propio de la dieta occidental, incorporando a cambio otros alimentos que son poderosos antioxidantes.

Siguiendo una dieta antioxidante  disminuirás el estrés oxidativo y, por tanto, los efectos del envejecimiento. Es decir, envejecerás mejor.

Alimentos antioxidantes y suplementos

A modo de ejemplo, éstos son algunos de los alimentos con propiedades antioxidantes muy potentes que puedes incorporar, sin que te suponga ningún sacrificio, a tu dieta habitual:

  • Frutas: uvas negras, kiwis, granadas, fresas, arándanos y  frambuesas.
  • Verduras y hortalizas: acelgas, espinacas, brócoli, tomates, cebollas y ajos.
  • Hierbas aromáticas: té verde y cilantro.
  • Especias: cúrcuma y canela.
  • Dulces: cacao puro (si no lo encuentras, puedes sustituirlo por chocolate negro que contenga al menos el 80% de cacao).
  • Suplementos: en farmacias y parafarmacias puedes encontrar  una gran cantidad de suplementos de laboratorio elaborados con extractos de los principios activos de algunos de los alimentos ya mencionados, como puedan ser el reverastrol, la carnosina o la curcumina.

Alimentos oxidantes

A continuación puedes ver una lista de los alimentos con fuertes propiedades oxidantes. Debes evitar ingerir estos alimentos siempre que te sea posible:

  • Alimentos ultraprocesados: bollería industrial, pizzas y todos los platos precocinados.
  • Carnes: cordero y vacuno mayor (carnes rojas).
  • Frituras: cualquier fritura hecha con aceite de girasol, semillas o palma.
  • Mariscos: todos, sin ninguna excepción.
  • Dulces y postres: pasteles, tartas y similares.

Igualmente,  debes tener muy en cuenta que el tabaco y el alcohol son dos potentes oxidantes que tienes que suprimir en un tratamiento antioxidante, y muy especialmente si haces vida sedentaria o tienes sobrepeso.

¿Cómo seguir una dieta para envejecer mejor?

En este breve artículo has comprendido qué es el estrés oxidativo y su relación con el envejecimiento. También has visto qué alimentos podrías incorporar fácilmente a tu alimentación para rebajar el estrés oxidativo. Y qué productos alimenticios deberías evitar para rebajar aún más ese estrés oxidativo.

Te recomendamos que compruebes los beneficios de los alimentos antioxidantes sometiéndote de forma continuada a una dieta antioxidante integral. En cualquier librería especializada y en internet tienes a tu disposición una gran cantidad de publicaciones con dietas balanceadas y menús de alto poder antioxidante, elaboradas por médicos y especialistas en dietética y nutrición. Ten por seguro que cualquiera de ellas te servirá en tu propósito de comer bien para envejecer mejor, y que notarás sus beneficios en muy poco tiempo.