La base de todo deportista es el entrenamiento y una dieta correcta, completa y sana, y para ello hay que tener en cuenta las necesidades nutricionales del organismo y su desgaste. Preparar tu dieta acorde con tu ejercicio es esencial para obtener los mejores resultados ya seas amateur o profesional.

El consumo de alimentos procesados no está recomendado en ningún caso y optar por una alimentación fresca y variada hará que además de ser más saludable el ejercicio será más eficaz

Los amantes del yoga y el pilates

Para los practicantes de estas modalidades más suaves de ejercicios, destinadas a los estiramientos y reforzamientos musculares es recomendable seguir una dieta variada, con alto contenido en frutas y vegetales, una cantidad adecuada de carbohidratos como la quinoa, el arroz integral y la avena.

Las proteínas, al no haber tanto desgaste metabólico durante el entrenamiento, pueden ser reducidas. Las ensaladas, cremas de verduras y zumos de frutas naturales tienen preferencia para mantener el cuerpo lo más limpio posible

Alimentación para runners

El horario del entrenamiento o la competición es muy importante; realizar el esfuerzo físico con el estómago en pleno proceso de digestión solo provoca problemas, por lo que si has de hacer una comida principal es esencial que sea unas tres o cuatro horas antes.

Una hora antes de la carrera puedes tomar unos plátanos que te ayudarán a tener energía. Después de la carrera, lo mejor es tomar alimentos ricos en hidratos, proteínas y grasas saludables. Un cuenco de leche entera con avena y dátiles o un sándwich de pan integral con tortilla de claras y verduras ayudarán a tu recuperación

Fitness para perder peso

Si has comenzado en el gimnasio como propósito de año nuevo para este 2021 con la intención de adelgazar, lo más importante es regular la alimentación. Un 80% del éxito es la alimentación y un 20% lo será el ejercicio. Darlo todo en el gimnasio no sirve si la alimentación no acompaña.

Si ya tienes una alimentación variada y correcta pero el problema es la cantidad que consumes en tu dieta, disminuye el tamaño del plato para que la sensación de saciedad psicológica llegue al ver que has terminado con todo. Si no, atención a que un 50% de cada plato sean frutas y verduras, un 25% sean proteínas y el resto, hidratos en forma de granos integrales.

Una gran ensalada de vegetales variados, con atún y huevo duro sería un menú perfecto acompañado por una rebanada de pan integral y una manzana

Spinning: pedalear para tonificar

El spinning es ideal para tonificar los músculos ya que une el ejercicio cardiovascular de intensidad variando la posición y así ejercitar distintas partes del cuerpo.  Si se quiere activar un poco más el metabolismo, hay que fomentar el consumo de proteínas para acostumbrar al cuerpo a quemar grasa y así moldearlo a nuestro gusto.

Desayunos de yogur con frutas, almuerzos ligeros con ensaladas llenas de proteínas o directamente carnes a la plancha, frutos secos entre horas y pescados o carnes asadas para cenar es una buena dieta para aprovechar cada sesión de spinning al máximo

Crossfit, más allá del ejercicio

Y llegamos al Top de los tipos de entrenamiento. Hasta los deportistas de élite practican el crossfit para mantenerse al día suplementando sus entrenamientos obligatorios. La alimentación ha de ser rica en hidratos y proteínas, pero baja en grasas, es decir, solo un 20% tendrá que ser destinado a las grasas y el 80% restante dividirse entre carbohidratos y proteínas.

Una sopa de guisantes, un wok de ternera (o salmón) con verduras y un yogur natural constituyen una comida ideal para disponer de proteínas, hidratos y lo justo de grasa. Dependiendo de nuestras necesidades personales el porcentaje de hidratos y proteínas irá variando, con lo que adaptaremos la dieta aumentando o disminuyendo algunos elementos. 

La bebida imprescindible

El agua ha de ser la bebida principal para toda dieta. La pérdida de líquidos en el entrenamiento conlleva una serie de problemas que van desde la falta de termorregulación hasta lesiones o fallos orgánicos.

Lo más habitual si tu entrenamiento es de alto nivel, es consumirla mezclada con suplementos para recuperar las sales minerales perdidas durante el ejercicio, si no, el agua natural será tu mayor aliada para rendir el máximo cuando hagas ejercicio.

¿Y los suplementos?

En algunas ocasiones ya sea por desgaste físico, cansancio o simplemente por necesitar un rendimiento mayor podemos optar por el consumo de algunos suplementos.

La mayoría son seguros y solo ayudarán a nuestro proceso de recuperación tras una lesión, pero otros pueden dar algún tipo de problema dependiendo de nuestro organismo. Por eso recomendamos acudir a tu entrenador o nutricionista para que pueda ayudarte a encontrar el suplemento que necesitas. Algunos de los más utilizados son las proteínas en polvo, la creatina, la cafeína y los probióticos.